Todo el mundo se merece una segunda oportunidad. Así lo plasmó la legislación española en julio de 2015 cuando decidió publicar la conocida y famosa “Ley de Segunda Oportunidad”, que realmente es una modificación de la Ley Concursal.

Esta ley ofrece a autónomos y a particulares facilidades para superar una mala situación económica sin dejar de pagar a sus acreedores ni perjudicar a nadie.

En ningún caso es una herramienta para evitar pagos sino una ayuda para personas que siempre han sido buenos pagadores pero que están atravesando una mala racha económica.

El objetivo de esta ley, regulada en el Real Decreto Ley 1/2015, es llegar al mejor equilibrio entre deudores y acreedores mediante la renegociación o incluso la exoneración de la deuda en caso de una incapacidad real de asumirla.

Además, ya existen Sentencias del Tribunal Supremo que incorporan también las deudas existentes con la Agencia Tributaria y Seguridad Social.

¿Tú también necesitas ayuda?. No dudes en contactar con nosotros mediante un mensaje por privado.