La misma se basa en lo establecido en el Artículo 95 bis de la Ley General Tributaria, conteniendo los deudores, tanto personas físicas como jurídicas, cuyas deudas superan el millón de euros y no se encuentran ni suspendidas ni aplazadas.

Dicha publicación no afectará a las actuaciones de pago que los mismos realicen con posterioridad, pudiendo incluso suponer el fin de la vía administrativa si proceden a liquidarla.