Así lo ha decretado en su última Sentencia de 10 de Julio. Subraya que “la mera existencia de un derecho a reembolso, derivado de la Directiva sobre los viajes combinados, basta para excluir que un pasajero, cuyo vuelo forme parte de un viaje combinado, pueda reclamar al transportista aéreo efectivo el reembolso de su billete en virtud del Reglamento sobre los derechos de los pasajeros aéreos.

No son acumulables los derechos al reembolso del billete con arreglo al Reglamento nº 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo de 11 de febrero de 2004 y a la Directiva 90/314/CEE del Consejo, de 13 de junio de 1990”.