Así ha sido establecido por nuestro alto Tribunal, quien declara que el Artículo 294.1 de la LOPJ queda redactado finalmente de la siguiente forma: “Tendrán derecho a indemnización quienes, después de haber sufrido prisión preventiva, sean absueltos o haya sido dictado auto de sobreseimiento libre, siempre que se le hayan irrogado perjuicios”.

También recalca que los presupuestos y el alcance de la indemnización prevista en el art. 294.1 LOPJ habrán de acotarse a través de la eventual intervención legislativa y, en su ausencia, mediante las interpretaciones congruentes con su finalidad y la teoría general de la responsabilidad civil que realicen la Administración y, en último término, los órganos judiciales.

Esta Sentencia no permite su aplicación en procesos ya finalizados.