El Tribunal Supremo, ha fijado doctrina acerca de cómo se deben de pagar las indemnizaciones por daños y perjuicios causados en una colisión recíproca de vehículos sino se sabe el grado de culpa de cada uno de los conductores.

En el caso de daños personales, ya se fijó que se debía de seguir la doctrina llamada de las indemnizaciones cruzadas, según la cual, ambos conductores responden del total de los daños personales causados a los ocupantes del otro vehículo.

Pero para el caso de los daños en los bienes, ahora el Supremo establece tres soluciones: que cada conductor indemnice íntegramente los daños del otro vehículo; que las culpas se neutralicen y entonces ninguno deba indemnizar los daños del otro vehículo; y que cada uno asuma la indemnización de los daños del otro vehículo en un 50%. Nuestro Alto Tribunal considera que en estos casos la tercera opción es la que se debería de aplicar.